¿Cómo evitar un infarto?

¿Cómo evitar un infarto?

El corazón, las venas y las arterias pertenecen al sistema cardiovascular, que es el encargado de bombear sangre a todas nuestras células para llevarle oxígeno, nutrientes y agua. Están formadas por músculo, endotelio, fibras de colágeno y elastina que hacen parte del tejido conectivo o conjuntivo. Todo factor que contribuya para que el corazón no reciba oxigeno suficiente dará inicio a un infarto.

Las enfermedades cardiovasculares son presión alta, arterias tapadas de placa de colesterol, coágulos en la sangre, derrame cerebral, infarto y aneurisma. Todas estas enfermedades se presentan y están ligadas a la mala nutrición que tenemos a diario y a otros factores como fumar cigarrillo, tomar trago y no hacer ejercicio.

El colesterol se fabrica en el hígado a partir de la materia prima principal que es la grasa. Si es de buena calidad la producción final será colesterol de buena calidad, pero si la grasa que se utiliza es de fritos, margarina, vitina, postres, pudines, galletas, etcétera, empieza a preocuparte por un infarto.

Todos los mecanismos que contribuyan a que la pared de la arteria se inflame, se agriete, se contraiga, se vuelva espasmódica, se llene de colesterol, y el flujo de sangre disminuya, a través de ellas darán inicio a una enfermedad arterial coronaria.

Cuando comemos azúcar refinada en nuestras células las mitocondrias la desdoblan para producir energía, y como producto final se produce vinagre o ácido acético que es el componente principal para fabricar colesterol y grasa saturada, quiere decir que al comer pan, galleta, pasta, pudin, pancake, estamos produciendo colesterol extra.

La única manera de que la pared de las arterias se empiece a irritar e inflamar es que la sangre que circula dentro de ellas se vuelva ácida, debido a la fermentación del exceso de azucares refinadas que produce ácido láctico y al metabolismo de las proteínas animales que genera venenos ácidos, como el ácido úrico y amoniaco.

El consumo de grasas malas o hidrogenadas llamadas también grasas trans, como la margarina, la vitina de la panadería y la grasa frita, se consideran grasas oxidadas que irritan las células y hacen que estas produzcan una sustancia llamada prostaglandina E2, que inflama la pared de la arteria y hace que se pegue colesterol a ella.

Imagínese frotando un papel de lija en el interior de una arteria por 15 minutos tres veces al día, todos los días. La pared empieza a pelarse, ponerse roja, y esto causa una inflamación aguda que agrieta o fisura la pared que necesita ser reparada rápidamente. Esta inflamación es causada por muchas toxinas como el azúcar refinada y grasas trans, que usted se come a diario.

Estas inflamaciones causadas día a día generan cicatrices que crean un desperfecto en la superficie interna de la pared arterial que puede ocasionar la formación de un coagulo de sangre llamado trombo.

La vitamina C que se encuentra en todos los cítricos promueve la formación de colágeno, elastina y un pegante llamado mucopolisacarido, que unidos le dan la firmeza, fortaleza, y elasticidad  al tejido conjuntivo de la pared de las arterias.

“La fibra en el intestino atrapa la grasa y no deja que se absorba hacia la sangre”.

La deficiencia de vitamina C debilita la pared de la arteria y el tejido conjuntivo en general; además eleva los niveles de lipoproteína A, uno de los ingredientes que se pegan cuando la arteria esta inflamada y que es un indicador de infarto muy peligroso.

Sufrir de estreñimiento contribuye a un infarto ya que al no haber fibra en el intestino todo tipo de grasa que usted se coma tendrá la oportunidad de absorberse hacia la sangre y hacer estragos en las arterias. Abundante fibra en el intestino atrapa la grasa y la elimina al inodoro.

La niacina o vitamina B3 que pertenece al complejo B posee un poderoso efecto contra el infarto, ya que reduce los niveles de colesterol LDL y triglicéridos, y eleva el HDL, y el público no sabe esto porque ninguna compañía farmacéutica receta nutrientes de la naturaleza, ya que no pueden patentarlos.

Cuando comemos alimentos naturales del reino vegetal como frutas, vegetales, granos, cereales, tubérculos, frutos secos, que contienen todos los nutrientes esenciales y llevamos un estilo de vida sano, en armonía con la naturaleza, nos olvidamos del colesterol y del infarto.

Compártelo con tus amigos!Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on TumblrPin on Pinterest