Cómo cocinar arroz integral

Cómo cocinar arroz integral

El arroz integral es mucho más nutritivo que el arroz blanco y puede preparar una comida saludable y sustanciosa. Cocinar arroz integral es fácil y básico pero consume un poco más de agua y de tiempo que el arroz blanco común.

 

Elige una cacerola con una tapa que quepa ajustada.

  • Es mejor utilizar una cacerola grande que una pequeña para cocinar arroz, ya que tiene una mayor superficie de cocción que permite que el agua caliente de forma uniforme, logrando un mejor nivel de consistencia en el arroz cocinado.
  • La tapa ajustada evitará que escape el vapor al cocinar.

 

Mide el arroz. Una taza de arroz sin cocción rendirá aproximadamente tres tazas de arroz cocido. Lava el arroz en un colador o en un tamiz hasta que el agua pase limpia. Luego, colócalo en la cacerola.

  • Para preparar arroz más suave, remoja los granos en agua fría durante 45 minutos hasta una hora antes de cocinarlo. Esto permite que el agua penetre en las capas de salvado externas.
  • Por cada medida de arroz se colocan 3 medidas de agua.

 

Mide el agua. Añade 2 ½ tazas de agua por cada taza de arroz integral. Sala el agua con casi una cucharadita de sal y revuelve.

  • Otros líquidos, como el caldo de verdura o pollo también son buenas opciones para cocinar arroz y añadir sabor.
  • Es importante medir con precisión el agua o el caldo para la cantidad de arroz que estás cocinando, o de lo contrario, tu producto puede terminar quemado o pastoso.

 

Coloca la cacerola a hervir. Luego, reduce el calor a mínimo y cuece a fuego lento, tapando la cacerola con una tapa, hasta que el arroz esté tierno y haya absorbido la mayoría del líquido. El tiempo de cocción varía según el horno utilizado.

  • Por lo general, el arroz integral necesita de 40 a 50 minutos para cocinarse. Sin embargo, debes comenzar a controlarlo a partir de los 30 minutos para evitar que se queme.

Cuece el arroz a fuego lento en el mechero más frío de tu cocina o en un anillo de cocción. El arroz debe estar burbujeando muy poco, o en su “burbuja más pequeña”.

 

Deja reposar. Una vez que el arroz haya terminado de cocinarse y toda el agua se haya evaporado, déjalo reposar con la tapa puesta durante 5 minutos, como máximo. De esta forma, se endurecerá a medida que se enfría, permitiéndote servir granos de arroz grandes, enteros y esponjosos.

  • Luego del tiempo de reposo, quita la tapa y corta el arroz con un tenedor. ¡Debe estar suave y fragante!
  • Sírvelo inmediatamente, o deja que se enfríe durante media hora y luego refrigéralo para futuros almuerzos.
Compártelo con tus amigos!Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on TumblrPin on Pinterest